ActualitésActus des entreprises

Défis du Secteur privé face aux Objectif du Développement Durable

Résumé

 

L’environnement est dans l’actualité une composante stratégique du développement entrepreneurial, les entreprises du XXIème siècle qui ne comprennent pas son importance sont amenées à disparaître. Une nouvelle forme de produire en protégeant l’environnement, la biodiversité et en contribuant l’atténuation ou adaptation au changement climatique s’impose comme un impératif catégorique au monde entrepreneurial. 

 

La France s’est démarquée pour être un pays leader dans l’implémentation d’actions ponctuelles pour atteindre le développement durable. Par exemple, en 2017 elle a menée à bien le « Pacte Mondial pour l’environnement » un accord important qui permet de renforcer divers principes de droit de  l’environnement du  droit international dans plusieurs traités, constitutions et failles des Cours de certains pays. 

 

La Colombie pour sa part a démontré de grandes avancées concernant l’adoption de l’Agenda 2030, autant sur le plan public que privé. En matière de gestion publique, à travers la publication du CONPES 3918 « Stratégie pour l’application des ODS », et la « Stratégie d’économie circulaires », laquelle, il faut préciser la convertit en premier pays d’Amérique latine `a mettre en œuvre une telle stratégie. Ils démontrent un clair intérêt à réaliser des actions pour atteindre le développement durable. Quant au  secteur privé, on remarque de grandes avancées, des 1.058 entreprises affiliées à l’ANDI, 738 ont information ouverte sur leurs actions en Responsabilité Social Entrepreneurial (RSE) et elles exécutent 2.527 projets, desquels 52% sont liés à l’atténuation des impacts générés par l’opération de l’affaire. 

 

El medio ambiente es en la actualidad un componente estratégico del desarrollo empresarial, las empresas del siglo XXI que no comprendan su importancia están llamadas a desaparecer. Una nueva forma de producir protegiendo el entorno, la biodiversidad y contribuyendo a la mitigación o adaptación al cambio climático se impone como un imperativo categórico al mundo empresarial.

 

Ahora bien, en 2015 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales constituyen la Agenda 2030 adoptada por 193 estados miembros de esta organización. Son 17 objetivos y 169 metas que buscan implementar medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad.

 

Las empresas constituyen un elemento clave para lograr el desarro­llo sostenible tanto local como regional. Asimismo, implementar estrategias de desarrollo sostenible les permite crear sinergias y oportunidades de negocio a nivel nacional e internacional, con empresas que comparten su mismo compromiso a nivel social, ambiental y económico. Por tal razón, se hace necesario que las empresas tomen conciencia sobre el papel tan importante que juegan al momento de contribuir con acciones concretas para alcanzar estos objetivos, pues el trabajar por entornos prósperos permite des­plegar negocios prósperos.

 

Francia se ha destacado por ser un país líder en la implementación de acciones puntuales para alcanzar un desarrollo sostenible. Por ejemplo, en 2017 lideró el “Pacto Mundial por el Medio Ambiente” un acuerdo marco que permite darle fuerza jurídica a nivel del Derecho Internacional a diversos principios del Derecho Ambiental presentes en diferentes tratados, Constituciones y fallos de las cortes de algunos países. Asimismo, Francia ha formulado propuestas y proyectos en torno a la eficiencia energética, estableciendo metas de reducción de Gases Efecto Invernadero (GEI) y en materia normativa, casos como la aprobación de la “Ley del deber de vigilancia”, que hace referencia a la inclusión los Derechos Humanos en el ámbito corporativo, o la publicación de la “Estrategia Europea para los plásticos en una Economía Circular” por la Comisión Europea en 2018; demuestran su compromiso con el desarrollo sostenible.

 

Colombia por su parte ha demostrado grandes avances en torno a la adopción de la Agenda 2030 tanto a nivel público como privado. En materia de gestión pública, a través de la expedición del CONPES 3918 “Estrategia para la implementación de los ODS”, y la “Estrategia de Economía Circular”, la cual cabe resaltar que lo convierte en el primer país en América Latina en acoger una estrategia de este tipo, demuestran un claro interés en implementar acciones para alcanzar un desarrollo sostenible. En cuanto al sector privado también se evidencian grandes avances, de las 1.058 empresas que están afiliadas a la ANDI, 738 tienen información abierta sobre sus acciones en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y estas ejecutan 2.527 proyectos, de los cuales el 52% están relacionados con la mitigación de impactos generados por la operación del negocio.

 

La coyuntura global nos demuestra que apostarle a la sostenibilidad implica para las empresas grandes desafíos, no solo por los sistemas de producción actuales, sino porque no existe conciencia sobre la importancia de generar un impacto positivo a nivel económico, social y ambiental. Ahora bien, implementar estrategias y proyectos bajo un enfoque de desarrollo sostenible representará múltiples beneficios como; ahorro en costos de operación, optimización de los recursos y la posibilidad de ser más competitivo, puesto que se constituye como un diferenciador que aporta valor a su negocio y le permite estar a la vanguardia de las exigencias del mercado.

 

 

PLUS D'ACTUALITÉS

Partager cette page Partager sur FacebookPartager sur TwitterPartager sur Linkedin

Fermer

Besoin d'envoyer un colis/document?